10 enero, 2014

Tarta biscuit de naranja


Maravillosa.
Desde luego, esta es una de las mejores tartas que he probado. Ligera y nada empalagosa.
Desde que la descubrí en el blog Naranjalimón, ya la he preparado en un par de ocasiones y os puedo decir que no serán las últimas.
La combinación entre el biscuit de almendra y la gelatina de naranja es absolutamente deliciosa.

Dificultad: Si ya tenéis un poco de mano elaborando tartas, ésta no es nada complicada.  Y si sois completamente novatos, aunque os cueste un poco más, seguro que también os sale redonda.
Tiempo de preparación aproximado: 40 minutos preparación y horneado del biscuit + 15 minutos cobertura de naranja y montaje + 4 horas (mínimo) para el cuajado de la gelatina + 15 minutos para la decoración.
Raciones: 14-16
Molde: desmoldable de 23cm. y otro un poco más grande para hornear el biscuit (el mío es aproximadamente de 27cm.)

INGREDIENTES

Para el biscuit:
  • 3 huevos a temperatura ambiente
  • 100g. de azúcar
  • 100g. de almendra molida
  • 25g. de maizena
  • 25g. de harina de repostería
  • 1/2 sobre levadura Royal
  • ralladura de 1/2 naranja
Para la cobertura de gelatina de naranja:
  • 25ml. de Cointreau (licor de naranja)
  • 100ml. de agua
  • 125ml. de zumo de naranja (1 naranja grande aproximadamente)
  • 2 cucharadas soperas de azúcar
  • 2 hojas de gelatina (unos 4g.)
  • 2 naranjas que cortaremos a rodajas
Para el montaje y la decoración:
  • 300ml. zumo de naranja (2 ó 3 naranjas dependiendo del tamaño)
  • 200ml. nata para montar
  • 1 cucharada sopera de azúcar
  • almendra laminada


PREPARACIÓN

Del biscuit:
  1. Precalentamos el horno a 160º, en la posición "arriba y abajo".
  2. Separamos las yemas de las claras y ponemos cada cosa en un bol.
  3. Donde tenemos las yemas, añadimos el azúcar y batimos unos minutos hasta que la mezcla empiece a blanquear.
  4. Incorporamos la ralladura de naranja y la almendra molida. Mezclamos suavemente con la espátula.
  5. Con la ayuda de un tamiz o un colador vamos vertiendo en el bol las harinas y la levadura, así caerán tamizadas y no nos quedarán grumos. Mezclamos con la espátula.
  6. Montamos las claras a punto de nieve y las añadimos al bol en el que tenemos la mezcla del bizcocho. Las integramos con la espátula o con una varilla de mano realizando movimientos envolventes para que no se nos bajen. (Vamos, ni a toda velocidad ni a lo basto...)
  7. Engrasamos con aceite de girasol o con mantequilla el molde y horneamos en el nivel medio del horno unos 30 minutos. Como siempre digo, cada horno es un mundo, así que a partir de los 30 minutos, si lo veis que ya se está dorando, abrid el horno y pincháis con un palillo o con la punta de un cuchillo en el centro. Si os sale limpio es que ya lo tenéis a punto.
  8. Cuando lo saquéis del horno esperad que se enfríe un poco y desmoldáis. Dejad que se enfríe por completo sobre una rejilla.
De la cobertura de gelatina de naranja:
  1. En un recipiente con agua ponemos las hojas de gelatina para que se vayan hidratando. Con 2 ó 3 minutos que las tengáis es suficiente, o empezarán a deshacerse.
  2. En un cazo ponemos a calentar el Cointreau, el agua y el azúcar. Hervimos a fuego medio durante un par de minutos. Apartamos del fuego e introducimos las hojas de gelatina. Removemos con unas varillas hasta que se deshagan por completo. Añadimos el zumo de naranja y dejamos que se vaya enfriando mientras preparamos el biscuit para montarlo en el molde.
Montaje:
  1. Recortamos el bizcocho colocando el plato del molde desmoldable encima. Así nos quedará exactamente de la medida del molde. Reservamos.
  2. Cubrimos el plato del molde desmoldable con papel film y lo cerramos. Intentad que quede bien ajustado para que luego no se aprecien las arrugas en la gelatina, ya que esta tarta se monta al revés, como veréis a continuación.
  3. Una vez preparado el molde pelamos las naranjas, intentando eliminar toda la parte blanca. Las cortamos en rodajas de 1cm. de grosor aproximadamente y las colocamos encima del papel film hasta cubrir toda la superficie. 
  4. Vertemos por encima el contenido que tenemos en el cazo, hasta que el líquido quede a ras de las naranjas. Aunque os sobre, no lo echéis, o el excedente lo absorberá el bizcocho.
  5. Con ayuda de una cuchara vamos mojando el bizcocho con el zumo de naranja por la parte que vaya a estar en contacto con la gelatina. Como estará bastante húmedo no la absorberá. 
  6. Para ponerlo dentro del molde, le damos la vuelta sobre un plato completamente liso, y con cuidado lo vamos empujando dentro del molde. Una vez dentro, lo acabáis de ajustar empujándolo un poco con los dedos.
  7. Tapamos el molde con una tapa o con papel film y dejamos en la nevera como mínimo unas 4 horas para que cuaje la gelatina (yo lo hago de un día para otro).
  8. Una vez esté cuajado, abrimos el molde y le damos la vuelta sobre el plato en el que vayamos a servir la tarta. Retiramos con delicadeza el papel film.
  9. Montamos la nata con una cucharada sopera de azúcar (le podéis añadir otra cucharada si os gusta más dulce). Una vez montada la metemos en la manga pastelera con la boquilla de estrella y decoramos todo el lateral de la tarta.
  10. Y para finalizar, en un sartén engrasada con un poco de aceite, tostamos las almendras a fuego medio. Ojo en este paso que las almendras se queman enseguida. Con la ayuda de una espátula pequeña las pegamos en la nata.
  11. ¡Y ya la tenemos lista! Ay lo que vais a disfrutar...
DE ESTA RECETA TE INTERESA SABER...

Congelación: No lo recomiendo.
Info: Para esta tarta es muy importante que os hagáis con naranjas que estén bien dulces y que no sean ácidas, así tendréis el éxito asegurado.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...